>

Quitamos peso ablandamos y limpiamos su prenda de alta

peleteria


Con estos procesos devolvemos a su prenda, su ligereza, suavidad y brillo perdido por el paso del tiempo.

Proceso light

Consiste en un proceso mediante el cual se aligeran (quitan peso), ablandan y limpian las prendas de peletería.

Este “aligeramiento” puede variar mucho según el grosor del cuero y la grasa enranciada del mismo, y/o humedad que con el tiempo va adquiriendo.

Con el paso de los años las prendas ganan peso y se van endureciendo debido al efecto “mecha”, el pelo va absorbiendo humedad del ambiente y la grasa del cuero se va endureciendo y enranciando, por lo que las prendas quedan más duras, más pesadas y más acartonadas.

Con este proceso se consigue aligerar y/o transmitir suavidad a la prenda.

Este tratamiento consiste en sumergir la prenda con productos químicos donde logramos que se equilibre la grasa y la humedad que debe contener el cuero.

Luego se seca la prenda en la misma máquina.

En prendas de casco grueso lógicamente son más difíciles de aligerar y en prendas de moutton no se consigue prácticamente nada debido a la composición y al tipo de su estructura de cuero y curtido.

No hay que proceder a desmontar la prenda.

Limpieza

Se aplica en las prendas que contienen suciedad en el pelo o están grasientas o con olor a rancio. Tampoco hay que desmontar la prenda ni el forro si éste es habitual de poliéster. Si la prenda lleva otro tipo de forro o bien aplicaciones textiles, esto lo deben hacer en una tintorería corriente. En las prendas que llevan napa, se puede proceder igualmente, pero según el tipo de napa, puede perder brillo. No hay que desmontar la prenda ni sacar el forro. Este proceso puede llegar a incluir 3 procesos lights según la suciedad de la prenda.

Engrase + limpieza

Cuando la prenda es muy rígida, se ha resecado mucho el cuero, o bien se ha mojado o al clavar la prenda para confeccionar se mojó demasiado el cuero, hay que proceder al engrase del cuero para ganar su elasticidad y perder su rigidez característica en estos casos. Una vez aplicado el engrase, hay que proceder siempre a su limpieza, ya que el pelo actúa de “mecha” y queda absorbida esta grasa del cuero.

No es necesario desmontar la prenda, solamente con quitar el forro se puede proceder.

Todos los tratamientos acaban con un proceso estándar.